Evan LaBruzzo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Evan LaBruzzo

Mensaje por Evan LaBruzzo el Lun Oct 13, 2014 3:58 pm



Evan Labruzzo





Edad: 30 años



Sexo: Hombre



Grupo: Contrabandista



Descripción física: El aspecto y la contextura de Evan es casi la de un gigante, llega a superar los dos metros de altura, casi dos metros veinte. Al igual que su contextura física y musculatura son super desarrolladas, no solo por su naturaleza y el entrenamiento físico, si no también por la ingesta de productos de Adam, lo que le dio una piel dura como la piedra y una fuerza casi sobre humana.

Posee un cabello medianamente largo, de color negro, algo revuelto el cual se hecha hacia atrás. Su rostro de rasgos toscos ya empieza a mostrar signos de madures, pequeñas arrugas a los lados de sus ojos que contrastan con unas marcadas ojeras (aunque estas ultimas las tuvo al alcanzar la madures).  Una cicatriz enorme, recorre su rostro de lado a lado de forma horizontal, pasando por su tabique. Su oreja izquierda se encuentra decorada con una perforación de metal, en forma de aro.

Se encuentra ataviado casi siempre con un traje de color negro, al igual que una camisa de color blanco y una corbata del mismo color que el de su traje. Lleva unos pantalones de vestir oscuros, los cuales terminan en unos zapatos color ocre, los cuales le agrada tener siempre limpios y brillantes. Se encuentra casi siempre fumando un puro bastante grueso, el cual le agrada resoplar en el rostro de los demás, como un signo de desprecio y superioridad combinadas.



Descripción psicológica: La personalidad de Evan es del típico tipo duro que en el fondo posee un buen corazón. Le gusta expresar su arrogancia y prepotencia para con los demás, limitando al mínimo sus relaciones, ya que su circulo personal de amistades prácticamente es nulo. Suele ser una persona en la cual puedes llegar a desconfiar, aunque no si le pagas lo suficiente, sus días trabajando para Fontaine como matón comenzaban a cambiarlo y el hecho de dejar la mafia le hizo dar mas importancia del dinero y sus capacidades individuales. Suele ser bastante egocéntrico en este punto, comparte la filosofía de Ryan, del sudor de la frente del hombre, pero no sus desvarios acerca de un libre mercado endiosado.

En el fondo, a escondidas de los demás, realiza algún acto de caridad para con los pobres de Rapture, en especial los huérfanos, que en este ultimo tiempo, desde la llegada de los plasmidos comenzaban a abundar, ya que sus padres preferían batirse en algún estúpido duelo de plasmidos que mantener a sus descendientes.

Le agrada fumar habanos, todo el tiempo posee uno en la boca, aunque no lo este fumando realmente, es un adicto al tabaco, aunque diga que pueda dejarlo cuando quiere. El tema de los plasmidos lo tiene con bastante cuidado, sobre todo por sus efectos secundarios que deforman su cuerpo, le asusta el hecho de terminar convertido en un splicer, se controla bastante con ellos, aunque pueda recibir alguna muestra gratuita de vez en cuando.



Historia: Apreté el botón de la grabadora automática, aunque realmente no habría quien pudiera ver o escuchar esta cinta realmente, pero sentía deseos de contarle a un muerto mis asañas, tal como en el fondo del mar, esta ciudad, mis recuerdos quedarían en esta tumba submarina. Un pez paso junto al ventanal de mi pent house, suspire dando una pitada a mi habano de oxford club y luego proseguí a hablar comenzando a ignorar todo lo demás...

"El clima cerrando es lo mas agradable, aunque era bastante joven ya en ese tiempo... aun lo sigo siendo. Los montes de sicilia, el aroma de la costa, los grandes campos, el viento salado. Todo cambio cuando el fascismo del norte se había alzado, nuestros viejos amigos se habían convertido en nuestros enemigos. Los políticos corruptos de la isla y los dueños de las fincas se pusieron en nuestra contra, así que tuvimos que exiliarnos, a musolini no le agradaba la cosa nostra.

América, la tierra prometida, parecía un jugoso premio para gente como nosotros y así lo era. Recuerdo que no fue hace mucho, en el mismo año si... cuando los camisas negras habían tomado el poder y el país se había tornado en esa dictadura lavadora de cerebros. Al principio no había problemas, pero los políticos querían deshacerse de la cosa nostra, los que pudimos nos fuimos, entre ellos estaba el jefe, y un par de sicarios conocidos de toda la vida del don, entre los cuales yo estaba.

Teníamos conocidos en América, así que no fue difícil el ubicarnos, la pequeña Italia era un buen lugar para empezar, un barrio agradable con gente del mismo país. Como miembros de la familia comenzábamos a hacer nuestros negocios en New York. Al principio como simples matones a sueldo, luego acaparamos el negocio de los sindicatos, aunque odiáramos el veneno rojo que amenazaba a Europa. Esto nos dio fama para el gobierno norteamericano, de pronto nos volvimos valiosos aliados, sin la ayuda del don la invasión a sicilia no podría haberse concretado, nos habían abierto la brecha.

Los años pasaban y la familia se hacia cada vez mas grande, recuerdo que la cantidad de caras nuevas que iban y venían una y otra vez en nuestro circulo intimo, el don comenzaba a hacerse un hombre con poder y eso lo tornaba en alguien ambicioso. Esto le hizo poner su ojo en la habana, ese enorme imperio financiado por el gobierno, los fabricantes de heroína, las compañías fruteras, el don quería un poco de esa gran tajada. Si sabia como iba a terminar mi historia, hubiera rechazado la oferta de ir a cuba, pero quien fuera a sospechar en donde terminaría todo esto. Me embarque desde california, en un barco pesquero, la flota de un tal Fontaine, un pescador contrabandista que suministraba la heroína escondida en cajas dentro de los pescados. No estaba solo, aunque Fontaine trabajara por su cuenta, el don quería una parte de las ganancias a cambio de su tan afamada, protección, así fue como pase una buena temporada de contrabando de heroína, la pasta llovía desde el cielo.

Ya había llegado el fin de la segunda guerra mundial, la gente había visto lo de hiroshima y sentían miedo por la bomba atómica, los políticos hablaban de un mundo polarizado. Mientras tanto, Fontaine, comenzaba a hacer otros trabajos, hacia el norte. Yo solamente me dedicaba a pasar mis días en la habana protegiendo al don, pero... como pudo enterarse, ese tal fontaine amontonaba grandes cantidades de dinero vendiendo nada mas que pescado en el norte, si... pescado, el jefe quería que averiguara acerca de esto.

Abra sido en el 1947, si mal no recuerdo, era invierno, así que el frió del ártico era insoportable, jamas pensé ver tantas embarcaciones enormes y con gran cantidad de materiales de construcción. Así que esto era lo que Fontaine estaba tramando, alimentar a un enorme ejercito de trabajadores, en el fondo del atlántico. No parecía nada ilegal, tan solo raro, ademas de la enorme discreción que tenia Fontaine para con Ryan, el inversor y dueño de la obra submarina. Supuse que se trataría de una base bajo el mar que el gobierno norteamericano estaría construyendo para tener un territorio ultramarino estratégico durante la guerra contra Rusia, pero estaba muy equivocado. Todo era dudoso, porque Ryan no se llevaba muy bien con el gobierno, sobre todo durante la guerra, se dice que no aporto un solo centavo, pero no le daba mucha importancia a estas cosas.

Pasaban los meses, finalmente tan solo se veía un faro enorme y fantasmal asomarse de entre el fondo del océano hacia la superficie, Fontaine continuaba trayendo pescado a este lugar, lo llamaban Rapture o el proyecto del atlántico norte, pero las discreciones continuaban. Fontaine a los pocos días de esto, comenzaba a actuar extrañamente, ademas de que hablaba acerca de querer vivir en Rapture, pero si eso pasaba yo también tendría que ir, conocía el secreto y no podría marcharme sin mas. Nos fuimos a vivir a Rapture, habían algunos ex miembros de la misma familia que yo que estaba controlando a Fontaine, así que no me sentí tan solo. Pronto volvimos a  trabajar con el contrabando, la gente quería religión, ya que estaba prohibida y las biblias metidas adentro de los pescados eran como barras de oro. Pero el negocio del contrabando dejo de tener mucha importancia cuando Fontaine financio a una judía y a un coreano, ambos científicos, para que crearan productos que modificaran las capacidades de la gente, los llamaron plasmidos. De todas las porquerías que eh consumido, sin duda esto era lo mejor. Pero como matón que era, no debía de volverme adicto, así que lo controlaba, a pequeñas dosis cada tanto, pero me había vuelto mas duro gracias a ellos. Ahora tan solo había un problema, en mi mente, proteger a Fontaine de Ryan y su gente, ya que el ahora, era el nuevo don."



Lista de plasmidos





Lista de tónicos





Extras: Porta consigo una pistola Magnum calibre .357, modificada en tamaño aumentando su cañón. El cartucho porta seis balas que al disparar ocasionan un gran retroceso



Procedencia: Sir crocodile | one piece



avatar
Evan LaBruzzo
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 22/09/2014

Ver perfil de usuario http://beyondthesea.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.